¿Conoces lo que hacemos en Hergoros?

Llevamos más de medio siglo realizando trabajos de mantenimiento, rebobinado y reparando motores eléctricos. Es por ello que nuestros clientes confían en nosotros ya que les damos un trato totalmente personalizado. Disponemos de todo tipo de maquinaria y equipos necesarios para poner a punto toda tu maquinaria.

Recuerda que para que una máquina realice perfectamente su trabajo es necesario un programa de mantenimiento que evite una parada inesperada de la producción. Las averías se pueden prevenir si se van reponiendo aquellas piezas que se van desgastando, así como realizando una correcta limpieza y utilización de la máquina. Esto alargará la vida útil de las mismas y a ti te evitará que tengas pérdidas económicas por no poder cumplir con los plazos de producción a causa de una avería inesperada.

Bobinado de motores

Bobinas de primera calidad

Los materiales que utilizamos en la reparación de bobinados son de primera calidad. Esto nos garantiza que soportarán las altas temperaturas a las que son sometidos, así como a picos de tensión y humedad. Es por ello que también apostamos por los procedimientos manuales que dan un mejor acabado al trabajo y que, aún hoy, no existe ninguna máquina capaz de igualar esa robustez y calidad en el acabado.

Esto no quiere decir que no utilicemos maquinaria de última generación. De hecho, sometemos a los motores eléctricos a exhaustivas pruebas que se llevan a cabo en un moderno banco de ensayo. Y al igual que un médico con su paciente, disponemos de todo el “historial clínico” de cada motor que reparamos. Esto nos permite realizar un mejor seguimiento de cada “paciente”.

Por otro lado, fabricamos distintos tipos de bobinas: hilo, pletina abiertas y pletina cerradas. Siempre cumpliendo los más altos niveles de calidad, por lo que se somete a una estricta supervisión. Somos uno de los fabricantes de bobinas en Bizkaia destinadas al sector ferroviario y alternadores.

Muchas son las empresas que depositan en nosotros su confianza, ¿y tú?

Deja un comentario